23 diciembre 2014

// // Deja un comentario

Te esperamos


Llegada la plenitud de los tiempos, una nube nos cubrió con su sombra,
y en medio de la oscuridad, se hizo la luz.
Se escuchó entonces la voz del profeta gritar: “Miren a la doncella, que está en cinta”.
La luz se hizo palabra, la palabra se hizo carne … y habitó entre nosotros. 

Nuestro espíritu se alegra, 
porque nuestro salvador ha visto la humildad de sus siervos, 
desde ahora nos llamarán: bienaventurados.
Bienaventurados los limpios… porque verán.

Y aún conociéndole de oídas, nuestros ojos ya le han visto.
Hemos visto como su vida se asoma a la nuestra.
Somos testigos de los signos que nos preparan su llegada.
Hemos visto su figura, aparecer de forma inquieta.
y hemos escuchado su voz, al cantar su corazón.

Resta esperar, 
para que llegado el fin de los tiempos,
podamos exclamar llenos de gozo, 
al son de los ángeles: ¡Hoy, un niño nos ha nacido!

¡Saludos!

Tutoriales Photoshop

pasa el mouse sobre la imagen